Física Cuántica aplicada a la vida diaria

La física cuántica es la física que revolucionó la forma de observar el universo. Hasta finales del siglo XIX estaba en manos y mente de los físicos la física mecanicista, la física de Newton, que percibe al universo como un gran ente al que se puede observar pero no se puede influir sobre él, Únicamente me puedo limitar a observar y sacar conclusiones sobre lo que observo.

Más adelante la física cuántica destruye este concepto de observador pasivo y descubre que realmente el observador esta en interacción permanente con todo lo que le rodea. Surge el concepto del observador que afecta, estamos hablando de la percepción.

La percepción, según la física cuántica, es el proceso a través del cual un observador produce un efecto en lo observado, como consecuencia de la impresión de la información que ofrecen los sentidos.

La percepción principalmente genera una sensación positiva o negativa. Nos enseñaron desde el nivel del instinto a identificar aquello que llamamos placer o dolor, lo positivo o lo negativo. Lo curioso es que, lo que para unos es seguridad para otros es peligro y viceversa, en ambos casos el evaluar esto como una situación positiva o negativa depende del observador.

Los sentidos que utilizamos en nuestra vida (vista, oído, tacto, olor y gusto), son sentidos limitados, esto quiere decir que por debajo existe otro nivel de información al que no tenemos acceso, estamos evaluando con sentidos limitados algo que es ilimitado, y como esos sentidos limitados nos dan información de placer o dolor y no salimos de ese rango, asumimos que esa sensación es verdad cuando estamos en uno u otro lado. Esa sensación es cierta, pero cuando percibes únicamente una realidad, estás en una percepción parcial de lo que es, vamos a llamar realidad a ese campo o grupo de frecuencias a las que tenemos acceso con los sentidos, eso es la realidad tangible, la que podemos tocar, pero, ¿que hay detrás de ello, con todas las frecuencias de vibración y todo lo que también está ahí, con lo que no tenemos acceso con nuestros sentidos?

Si lo que percibimos es lo tangible, eso va a ser lo intangible. Un fotón es intangible, no lo podemos tocar con nuestros sentidos, aunque en el momento de evaluarlo y medirlo se convierte en positrón y electrón, se convierte en dos partículas subatómicas que sí son medibles. Una se comporta de una manera y se eleva, y la otra se comporta en el sentido contrario y desciende. A una la llamamos positiva y a la otra negativa para poder entenderlo.

Como vemos, de algo que no tiene masa, aparece algo que tiene masa, de algo que no tiene carga, aparece algo que sí la tiene, tiene una masa muy pequeña, pero se puede medir, y lo mas asombroso, si hago que estos dos partículas ocupen el mismo espacio y el mismo tiempo, si las colapso, desaparecen y se vuelven a convertir en el fotón.

No solamente de lo intangible aparece algo tangible, sino que de lo tangible vuelve a aparecer lo intangible, en un cierto nivel todo es lo mismo, solo cambia la forma, el observador cuando evalúa algo que le produce placer lo condiciona como positivo, y cuando le produce dolor lo condiciona como negativo.

Hay tres tipos de evaluaciones en el sector positivo y otras tres en el negativo que son opuestas.

El enamoramiento se convierte en resentimiento.

La Euforia se convierte en depresión.

El orgullo o sentimiento de superioridad, se convierte en sentimiento de inferioridad o vergüenza.

¿Recordáis alguna persona de quien os sentisteis enamorados y después resentidos?

Una vez pasado el tiempo veis a la persona de verdad, en el primer estado únicamente veíais la mitad, en el segundo la otra mitad, ahora la veis completa.

Cuando estamos asentados en un único estado atraemos al estado contrario porque no estamos en el centro, no estamos en equilibrio, lo que no podemos alterar es el equilibrio, pero si podemos percibir que el equilibrio no esta cuando tenemos una percepción polarizada extrema.

Cuando no estamos en equilibrio los factores asistentes o los resistentes están fuera del rango de nuestros sentidos y no los asociamos, porque estamos fuera del alcance de nuestro cuerpo o porque no asociamos que lo que acontece fuera no esta relacionado con lo que acontece dentro, esto tira por tierra el pensamiento positivo, porque es solo una ilusión, no existe el pensamiento positivo ni el pensamiento negativo, simplemente son pensamientos distintos.